ALIMENTO SILVESTRE: LAS MACUCAS

Por A.G.N.

09 de Febrero de 2012

        Poco podríamos pensar que en esas las molestas  pedreras que a veces nos vemos obligados a atravesar en nuestras marchas de montaña, se puede esconder un recurso alimenticio estacional en forma de bulbo comestible. Se trata de las comunmente llamadas MACUCAS, una umbelífera de pequeño porte con florecillas blancas. Un largo y muy fino tallo que puede alcanzar incluso los 40 cm o más, serpentea entre las piedras hasta la superficie. El bulbo se desarrolla a esas profundidades donde encuentra un mínimo de suelo y materia orgánica , creciendo entre los resquicios de las piedras , adoptando formas irregulares según el espacio disponible. Su tamaño oscila desde poco más allá de una avellana, hasta el de una castaña.

                

        Para buscarlas, debemos retirar despacio una a una las piedras alrededor del finísimo tallo, abriendo un agujero en forma de cono para evitar que se nos desmoronen las piedras de la superficie y en su caída nos corten el tallo, impidiendo así localizar este alimento de fortuna.

        Las fotos corresponden  a canchales o casqueras  soleadas, en laderas de cierta pendiente en los Montes de Toledo, donde no es difícil encontrarlas a partir del mes de Mayo hasta finales de verano. Son comestibles en crudo. Basta retirarlas una fina corteza oscura que las recubre. También pueden ser hervidas o asadas. Su sabor recuerda un poco  a la castaña, aún tierna. Se pueden conservar congeladas mucho tiempo  y aguantan muchas semanas una vez extraídas del suelo, sin pudrirse.

      

Acudiendo a los libros de Etnobotánica , se encuentran dificultades para su correcta identificación. Si atendemos al muy específico lugar donde crecen, podemos encontrar esta peculiaridad descrita en la Guía Incafo " Plantas útiles y venenosas excluidas las medicinales de la Península Ibérica y Baleares " (D. Ribera -O. de Castro ) como Bunium Alpinum subsp Macuca Boiss / P.W. Ball .... o en el libro "Etnobotánica de Extremadura " ( E. Blanco  - C. Cuadrado ) que la identifica  como  Conopodium ramosum. Incluso estos mismos autores señalan que ..." el género Conopodium debe ser mejor estudiado taxonomicamente "... Otras referencias sitúan a las macucas creciendo en prados o suelos de hayedos y robledales. Pensamos que se trata de especies diferentes. Que los expertos se pronuncien.

      

 

 

        Para nosotros, amantes del conocimiento práctico de la Naturaleza, nos es útil su identificación macroscópica de la mano directa de la gente de campo y lugareños acostumbrados a reconocerlas y consumirlas durante toda su vida. Así nos lo transmitieron en las Villuercas ( donde las llaman URGAS ) o en las Serranías de Toledo. 

             

Newsletter

Recibe nuestros artículos en tu e-mail

Acepto condicionesEnviar