JUNCOS : UN RECURSO INSOSPECHADO

Por A.G.N.

25 de Febrero de 2013

       

     Balsa-canoa  improvisada con juncos de laguna

 

         Dentro de la línea de esta web, de  reconocer en el entorno los recursos naturales más utilizables, los humildes juncos tienen también  su sitio. Son tan abundantes en la gran mayoría de masas de agua, que muchas veces nos pasan desapercibidos. Sin embargo, para el ojo del experto survivalista, tienen un potencial insospechado. Hablamos de un recurso muy común , renovable , cuya recolección de fortuna en caso de apuro, suele estar muy a mano.

 

JUNCO REDONDO  ( Juncus Acutus )

          La tradición nos ha legado un uso peculiar de los juncos como elemento cobertor de antiguos chozos de pastores. Aún se pueden contemplar reconstruidos estos refugios rústicos, en el Parque Nacional de Cabañeros que , precisamente , toma su nombre de estas "cabañas". Manojos de juncos fuertemente atados, se disponen sobre una estructura cónica de palos en sucesivas capas, sobre una estructura de escasas dimensiones. La fuerte inclinación de la techumbre, permite evacuar sin problemas el agua. Nosotros podemos copiar este uso, improvisando también refugios con este material, para las cubiertas.

          Estos mismos juncos, convenientemente colocados en el suelo en manojos bien atados proporcionan un lecho aislante del suelo que después podremos completar con hierbas secas, líquenes o helechos. Este junco, al quedarse seco, se vuelve quebradizo y poco utilizable, pero si lo mantenemos dentro del agua, resiste varias semanas. Aprovechando esta propiedad , he improvisado nasas de pesca cosiendo estos juncos en forma de tubo y confeccionando el embudo de entrada usando las terminaciones pinchudas del propio junco. Mejor si seleccionamos juncos gruesos y largos  colocándolos de dos en dos, contrapeados , para aumentar la resistencia.

 

Chozo tradicional del P.N. de Cabañeros

 

JUNCO DE LAGUNA ( Scirpus Lacustris )

        Este junco  resulta muy común en los cursos medios y bajos de muchos ríos. Cuando aparece, lo hace en grandes masas , invadiendo las orillas o formando islas en medio de los cursos de agua. Conociendo el uso tradicional como sustituto de la anea en la confección de asientos de sillas y siendo un material que se presta a la manipulación, he podido emplearlo en la elaboración de múltiples objetos improvisados.

Detalle del  trenzado para bolsas de junco.

            Basta con secar los juncos, para luego humedecerlos someramente poco antes de comenzar a trabajar con ellos. Cuerdas, pleitas, sogas, esteras , recipientes trenzados así como  cubiertas rápidas para refugios de fortuna, hacen de esta variedad de junco, un material muy a tener en cuenta.

Cosechando juncos en una balsa.

             Estudiando sus posibilidades, se me ocurrió abrirlo por la mitad y solapar  dos de ellos juntos por su lado interior, dejando a la vista  su lado verdoso. Usando técnicas de trenzado empleadas por los artesanos polinesios,  fabriqué una estera a la que podemos dar uso como un simple aislante del suelo, protección  contra el sol o de parapeto contra el  viento. Con paciencia se puede elaborar una estera tan grande como podamos necesitar. Incluso, podría servir a modo de vela simple en una balsa, siempre y cuando reforzemos el  trenzado, construyéndolo más grueso, con 4 juncos a la vez en lugar de solo dos.

El último pescador de ribera del río Arlanzón.

           Tiene  también otro uso peculiar. Dado  que  su estructura interior alveolar retiene  aire, estos juncos  flotan.  Compactando suficientes gavillas  atadas de juncos puedes improvisar una suerte de flotador o balsa para vadear un río o desplazarse por él. Este uso lo tengo recogido desde hace ya muchos años,  de un pescador de ribera que atravesaba sus redes en el río  utilizando  una balsa cuadrada  y una pértiga para impulsarse.

Estera trenzada con juncos abiertos.

                 Todo va a depender de tu ingenio operativo y capacidad transformadora de este  material . Y sobre todo, no olvides ponerte manos a la obra,  practicar e inventar tus propias soluciones.

                  

         

Newsletter

Recibe nuestros artículos en tu e-mail

Acepto condicionesEnviar