COCOTEROS: EL SUPERMERCADO TROPICAL

Por A.G.N.

16 de Abril de 2013

        

        Costa norte de Sumatra. Indonesia. 1991

  Si alguna vez naufragas, reza por llegar a una isla llena de palmeras cocoteras. Muchos de tus problemas, como superviviente, encontrarán solución. Además de protegerte,  con su sombra, del alto nivel de radiación solar en estas regiones tropicales  , podrás usar esta palmera inconfundible  para cubrir muchas de tus necesidades vitales. Todas las partes de un cocotero ( cocus nucifera ) son utilizables de una u otra forma en situaciones de fortuna. Paso a presentaros algunas soluciones experimentadas por un grupo de buenos amigos "supervivientes" en la costa de Sumatra,  hace ya  algunos años.

AGUA POTABLE

          En el interior de los cocos , en especial los que están aún  con la cubierta verde y son grandes, podemos encontrar hasta cerca de medio litro de agua ligeramente dulce, perfectamente potable sin necesidad de hervirla. Si quitamos la gruesa cubierta fibrosa, encontraremos en el coco  tres "ojos". Perforando  dos de ellos, podremos beber sin dificultad. En la Segunda Guerra Mundial, este líquido, purificado, se utilizó como suero de emergencia.

CORDAJES

          Con las propias hojas de las palmeras , machacándolas en paquetes, se desfibrilan lo suficiente para improvisar sogas toscas. Pero lo ideal es utilizar la cubierta fibrosa ( exocarpo ) del coco, bien deshilachada y limpia de pulpa, dejándola secar al sol. Se pueden hacer cuerdas, desde unos milímetros, hasta muy gruesas, con la ventaja de ser muy fuertes y resistentes al agua de mar. Con tiempo y paciencia incluso una hamaca...Tenerlo en cuenta.

RECIPIENTES

          La cáscara dura que todos identificamos como un coco , permite cocinar en ella, incluso hervir el agua, sin que se queme, debido al principio físico conocido por el que el agua absorbe el calor del fuego sin perforar el  recipiente. También es un contenedor muy práctico para recolectar o proteger alimentos, así como mantener el agua a mano. Si no tenemos nada con qué  cortar la cáscara, tendremos que quemar , raspar o perforar en anillo , para poder abrir una boca , según el uso que necesitemos. Podríamos improvisar, a modo de rosario, cáscaras unidas con cuerda y atadas a algunas piedras, para tentar a los pulpos y capturarlos aprovechando el instinto que tienen de refugiarse en agujeros, como hacen los pescadores, en algunas zonas del Mediterráneo.

COMBUSTIBLE

          Cualquier parte seca de la palmera, incluidas las hojas, tronco o fibras, queman muy bien e incluso hacen brasa. Las cubiertas secas de los cocos sin abrir, son perfectas. No tendreis mucha dificultad en encontrar suficientes.

ALIMENTO

          La pulpa del coco se puede comer cuando está blanca y compacta, pero también si la encontramos a medio madurar, con una capa más blanda y transparente. Los incipientes brotes de los cocos varados en las playas que semienterrados, hayan germinado, también son comestibles. Debeis saber que el alto contenido en fibra, puede provocaros estreñimiento, si no os hidratais lo suficiente. Es muy energético ( sobre 360 cal/ 100g ) pero con un alto porcentaje de ácidos grasos saturados, no muy saludables. Por eso, es prudente dosificarlo y combinarlo con otros alimentos disponibles. Tiene minerales y vitaminas muy necesarias en esas regiones.

MATERIAL DE CONSTRUCCIÓN

          Tanto los troncos enteros como abiertos por la mitad soportan perfectamente el peso de un sombrajo rústico. Las grandes hojas, se pueden abrir por la mitad de su raquis y solapar unas con otras haciendo cuerpo para protegernos de la lluvia y el sol. También podemos plegar los foliolos de un lado sobre los de otro,cruzándolos ( ver foto ). Estas hojas se prestan a trenzar canastos, sombreros o esteras rústicas.

Ricardo y Pedro aprovechando recursos. Sumatra. 1991

FLOTADORES

           Los cocos verdes tienen mejor  flotabilidad, que los secos . Esta característica  les permite viajar a la deriva colonizando islas. ¿Recordais la película de "Papillón" y cómo se fuga el protagonista  de la isla ? Si juntais varios dentro de un saco o una red fabricada con la misma fibra de coco, podreis desplazaros hacia el interior del mar, buscando un mejor sitio para pescar o depositar nasas de pesca. También os servirá de apoyo para descansar si realizais inmersiones en busca de peces, moluscos, etc. Nosotros usamos los pedúnculos secos de las hojas de palmera, a modo de remos ¡

Jose Antonio chequeando flotabilidad de los cocos

NASAS Y TRAMPAS

           Los pedúnculos de las hojas, se prestan muy bien  a ser abiertos longitudinalmente y podemos usarlos a modo de listones para improvisar variadas nasas de pesca o trampas para aves ( tipo "Cacifro " ) uniéndolos también con cuerdas de fibra de coco. Como cebo podremos usar... ¿ adivinais?... coco en trozos o rallado ¡ por supuesto!

Autor y José Antonio,  en plena experimentación.

ACEITE Y MANTECA DE COCO

          Podemos extraer del coco su grasa, para usarla como protector de la piel y los labios, evitando quemaduras. Rayando la pulpa , tan fina como podais, mezclada con el propio agua del interior del coco y estrujándola dentro de un paño o tela, extraereis un jugo o "leche de coco" que si lo dejais reposar en algún sitio más fresco ( arroyo de agua, enterrado en arena húmeda... etc) en unas horas se separará esa "manteca" del agua, por simple flotación por diferencia de densidades, donde, además, podreis recuperar el agua empleada. Podeis usarla como grasa para freir o darle otro sabor a los alimentos que consigais. También para curar llagas o pequeñas heridas , así como proteger el pelo. El aceite se obtiene cociendo a fuego lento durante horas esa leche de coco, evaporando el agua que contiene.

 

          Pero claro, para obtener los cocos hay que trepar a esas palmeras tan altas... Tranquilos,  hay un truco que os facilitará la labor : fabricar un anillo de cuerda que sostendreis entre los dos pies a modo de pinza mientras afianzo las manos. Así, a modo de gusano , alternando pies-manos-pies, etc , si no teneis vértigo, conseguireis llegar a los cocos. Ahora toca cortarlos ! y no tengo cuchillo¡ No importa... copiaremos como lo hacen los monos entrenados  ... dando vueltas al coco, retorciendo  su pedúnculo ,  hasta que parte y cae al suelo.

El autor , trepando a por la comida

        Algunos no entendemos como los "supervivientes" voluntarios de ciertos programas de TV, holgazanean despistados bajo la sombra de un auténtico prodigio botánico como son las palmeras y bostezan aburridos bajo un auténtico regalo natural sin saber en qué ocupar su tiempo... Por cierto, se me olvidaba :  no coloqueis nunca  vuestro refugio bajo la vertical de un cocotero... ¿ adivinais por qué ?

Newsletter

Recibe nuestros artículos en tu e-mail

Acepto condicionesEnviar