ABEDUL : UN RECURSO EN EL GRAN NORTE

Por A.G.N.

17 de Julio de 2013

Recipientes improvisados. Northwest Territories. Canadá.

El color blanco y la textura de su corteza, lo hacen inconfundible. En las grandes masas boscosas del Ártico desde Canadá hasta Siberia así como en los bosques templados del Hemisferio Norte, a partir de cierta altitud,es posible encontrar este singular árbol.

Especie adaptada a la Taiga , donde es relativamente frecuente en los claros y en la orla de  los bosques, crece con cierta rapidez en condiciones muy adversas de suelo y bajas temperaturas, buscando con avidez la luz. Es una especie que coloniza y regenera el suelo permitiendo crecer a su sombra protectora a otras especies arbóreas , que a la postre , serán su perdición.

Detalle de la corteza del Betula papyrifera.

En las regiones boreales donde parece no existir muchos recursos a mano  para el superviviente a su suerte, la generosa Naturaleza ofrece un regalo insospechado a quien pueda  - y sepa -  utilizarlo.

Esta especie relicticia ha sobrevivido a glaciaciones desde hace , al menos, unos 50 millones de años según  atestiguan restos fósiles de su madera. En nuestros bosques podemos encontrar dos especies : Betula verrucosa y betula pubescens. Ambas especies de abedul  están protegidas.

Un refugio de troncos de picea  y corteza de abedul .En las manos, raíces de picea.  Canadá.

USOS DE LA CORTEZA

Nos encontramos ante uno de los mejores  materiales para improvisar soluciones de lo más variado. Pocos materiales son tan nobles y duraderos para trabajar improvisadamente , como la corteza de abedul. De entre, aproximadamente, unas 40 variedades, la más propicia para nuestras soluciones de fortuna es el betula papyrifera, por el tamaño que alcanza esta variedad y calidad de la corteza.

Su impermeabilidad debida a la superposición de finas capas de  corteza, ha sido utilizada para toda clase de recipientes  , coberturas y techumbres así como para la fabricación tradicional de canoas. Si le añadimos su maleabilidad, las posibilidades son enormes.

Recolectando cortezas en los bosques boreales. Canadá.

La mejor época para su extracción  es en la segunda subida de la savia , hacia finales de mayo y mediados de junio, en las regiones boreales. Se pueden sacar grandes planchas o bien tiras contínuas, "pelando"  el árbol en espiral  como si mondásemos una naranja. En ambos casos, si respetamos la corteza interior, el árbol no muere. De todas formas, en áreas remotas y  con gran probabilidad, no tengais que veros en la penosa opción de dañar al árbol, pues no es raro  encontrar muchos  abedules caídos de forma natural con su madera totalmente descompuesta, pero la corteza casi intacta, debido a la gran resistencia a la putrefacción. A modo telegráfico, paso a listaros algunos de los usos posibles de la corteza :

Gafas de rendija, como las usadas por los Inuit,  para  protección ocular.

Coberturas rápidas de chozas y vivac de fortuna.

Botes circulares para vadear masas de agua.

Rulo de corteza como vela o antorcha.

Calzado rápido en láminas o tiras.

Como recipiente para calentar agua o cocinar .

Aislante perfecto para humedad y frío del suelo.

Refuerzo como aislante entre la ropa.

Para atados en estructuras de pequeño porte.

Polainas contra los arbustos y máscara anti-mosquitos.

Plantillas para aislamiento del calzado.

Gorros o viserás rápidas para el sol o la lluvia.

Recoger o canalizar agua de lluvia o manantiales.

Transportar brasas , como hacía Ötzi.

Envolver carnes o pescados , para protegerlos de los insectos.

Manoplas toscas, rellenas de musgo, contra el frío.  ETC , ETC ...

" Bassull " del Pirineo, usado tradicionalmente  por los  pastores,  para beber agua.

USOS DE LA MADERA , RAMAS  Y  HOJAS

Es una madera relativamente fácil de trabajar y útil para quemar dando algo de brasa y  suficiente luz. . Su resistencia y ligereza hizo que se empleara para confeccionar los zuecos o almadreñas en países del Norte de Europa, similares a  las que  aún se usan en Galicia o Asturias. Es posible fabricar un carbón o cisco aceptable con sus ramas. Como curiosidad, su madera fue usada para los contrachapados de las paredes de los aviones "Mosquito" aquellos  que volaban a ras del mar,  para no ser detectados, durante la 2ª Guerra Mundial. Las cachas de los conocidos cuchillos finlandeses, usan también esta madera.

Las varas o rebrotes son útiles para cestería , tradición que aún pervive en el  Pirineo de Lleida. Si quemais ramas verdes con sus hojas, el humo actúa como un repelente eficaz debido a los aceites que contiene esta madera. Tenerlo en cuenta, pues en regiones boreales donde no tengais protección en el verano, los mosquitos os volverán locos.

 

OTROS USOS

Podeis, en primavera, con la subida de la savia, extraer del tronco, líquido para beber .Es algo parecido a la extracción del exquisito sirope de arce. Basta con perforar unos centímetros la madera y colocar una mecha de trapo o algodón en su interior y un recipiente para recoger el goteo que fluye. Tiene un sabor aceptable y es perfectamente  potable.

Extracción de savia por goteo.

Podeis usar los rulos de corteza, tal cual, para entablillar una fractura, pues es rígido y con la forma óptima para rodear una extremidad. Algunas naciones indias del Canadá confeccionaban una especie de  trompa con una tira de corteza, de cierta longitud, para imitar el sonido del alce en determinadas épocas del año y atraerlo a distancia de tiro con  arco.

En la corteza, se pueden encontrar hongos, que secos sirven para transportar brasa, quemándose muy lentamente. Otros hongos que crecen también en la corteza,  como el Liptoporus Betulinos, sirven incluso para terminar el afilado de una  navaja .

Brea recien extraida.

De la corteza, por destilación sin combustión  , se puede extraer una sustancia similar a la brea , útil por ejemplo, para enmangar puntas de flecha o taponar las juntas de nuestra balsa de corteza  improvisada , al modo de las canoas canadienses tradicionales.El aceite negruzco que se produce también en el mismo proceso , puede usarse sobre la piel,  como repelente de insectos.  En excavaciones arqueológicas en Finlandia se encontraron restos de esta sustancia con marcas de dientes, de hace unos 5000 años.

Por si todo esto no fuera suficiente, recordar que la corteza es como un papel donde podeis dejar anotadas vuestras últimas voluntades...y mientras eso no suceda, resultará también un magnífico alivio cuando necesiteis limpiaros el trasero...

Pedro, Carlos , Jose Antonio y yo ,  en la Taiga canadiense,  con la pesca del día.

 Nota del autor : Las cortezas recolectadas que aparecen en el artículo provienen exclusivamente de abedules caídos del Ártico canadiense, durante una expedición con el equipo  de especialistas en Supervivencia de la E.S.M. que aparecen en la foto superior. Año 1992.

 

Newsletter

Recibe nuestros artículos en tu e-mail

Acepto condicionesEnviar